El aburrimiento no es cristiano. La herramienta del demonio.

“Siempre hacia delante, a un futuro que no solo es obra de nuestras manos, sino ante todo una preocupación constante de la providencia de Dios”

1)  Para saber

El cristiano ha de tener una actitud de “espera vigilante”, afirmó recientemente el Papa Francisco. Pero, ¿qué significa eso de “espera vigilante”? Significa, por una parte, vivir de esperanza, pero por otra parte, no dejar de estar atentos a nuestro mundo, a nuestros deberes.

“Este mundo exige nuestra responsabilidad, y nosotros la asumimos toda con amor. Jesús quiere que nuestra existencia sea laboriosa, que no bajemos nunca la guardia, para acoger con gratitud y estupor cada nuevo día que nos dona Dios”. Por ello no cabe descuidar las cosas de la tierra, sino que será a través de ellas por las que alcanzaremos al final nuestro destino eterno. Una característica que ha de acompañar a los cristianos es la de “no rendirse nunca”, sean tiempos serenos o de angustia.

2) Para pensar

Se cuenta que Satanás exhibió a la vista de los diablos sus diversas herramientas con las que suele hacer caer a los hombres y desviarlos de Dios: el orgullo, el odio, los celos, el sexo, la vanidad, la droga, el alcohol, el poder político, el dinero, la ira, la ambición, etc. Una exposición en verdad impresionante.

Cerca de esos medios principales, había una herramienta pequeña y casi inadvertida, incluso ya muy gastada, pero de gran precio. Uno de los diablos preguntó: “¿Qué es esto, y para qué sirve?”

“Es un medio sumamente valioso -explicó Satanás- sirve perfectamente cuando los demás medios fallan y la uso mucho: se llama el desaliento”.

Gracias a tal medio Satanás logra que mucha gente buena se pase la vida sin hacer nada. Esa gente se pregunta: ¿Por qué debo arriesgarme yo, cuando nadie se arriesga? ¿Para qué luchar si siempre caigo? Y dejando de luchar, son presa del mal.

3) Para vivir

Cada mañana es un recomenzar lleno de esperanza, una aventura donde no cabe el tedio, “es una página blanca que el cristiano comienza a escribir con las obras de bien… El cristiano no está hecho para el aburrimiento, sino para la paciencia… Sabe que también en la monotonía de ciertos días siempre iguales está escondido un misterio de gracia… Hay personas que con la perseverancia de su amor se convierten en pozos que riegan los desiertos”, señaló el Papa Francisco.

El pensamiento de que al final de nuestra historia está Jesús misericordioso es suficiente para confiar y no maldecir la vida; “sufriremos, habrá momentos que suscitan rabia e indignación, pero la dulce y potente memoria de Cristo eliminará la tentación de pensar que esta vida es un error” dice el Papa. Y así, aunque el mundo entero predicara contra la esperanza y dijese que el futuro traerá solo nubes negras, el cristiano sabe que en ese mismo futuro está el regreso de Cristo.

El Santo Padre invitó a mirar “siempre hacia delante, a un futuro que no solo es obra de nuestras manos, sino ante todo una preocupación constante de la providencia de Dios”, por ello no se puede caer en el pesimismo como si “la historia fuese un tren que ha perdido el control… La resignación no es una virtud cristiana”, subrayó.

San Josemaría Escrivá solía motivar para no conformarnos con la resignación, sino llegar a más. De ahí su punto de Camino: “¿Resignación?... ¿Conformidad?... Querer la Voluntad de Dios!” (n. 757).

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com