Cardenal Aguiar encabeza celebración por Jueves de Corpus

Celebración de Corpus Christi

El Cardenal Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, presidió la celebración del Corpus Christi, en la Catedral Metropolitana.

El Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, destacó que sólo el hombre posee la digindad de descubrir a Dios como Padre y ninguna otra criatura de la cración se le iguala, como tampoco templo alguno, sin importar su belleza, porque en él se da en encuentro con Dios.

El cardenal presidió la celebración de la Fiesta de Corpus Christi, en la Catedral Metropolitana y, en su homilía, señaló que la novedad de la nueva alianza, que establece Dios con la humanidad, a diferencia de aquella que tenia con el pueblo de Israel, es que implica un nuevo nacimiento. Dijo que el hombre es el único ser con la dignidad para poder descubrir a Dios como Padre y este nuevo nacimiento se ofrece en el Bautismo.

Indicó que con esta nueva alianza los templos ya no son el lugar primordial para el encuentro con Dios, sino que es el mismo ser humano, y subrayó que “este templo”, refiriéndose a la Catedral Metropolitana, “no se compara en dignidad al interior de cada uno de nosotros”, los templos no dejan de ser necesarios pero el encuentro con el Señor es en cada persona.

El Cardenal Aguiar Retes, señaló que un tercer ámbito de la Nueva Alianza es el aprendizaje del caminar bajo la guía del Espíritu Santo, en la búsqueda de la verdad, por eso el nuevo culto es en espíritu y en verdad.

Indicó que el mediador de esta alianza es Jesucristo, pero ya no uno que media entre dos partes sino que Él mismo, es hijo de Dios e hijo de María, ha unido a las ambas partes.

Señaló que en esta fiesta del Corpus Christi, tiene un lugar preponderante la celebración de la Eucaristía, la cual se vale de la celebración pascual de Antigua Alianza, que ahora se concreta en el sacrificio de la Misa. 

Esta cuenta como primer elemento, la escucha la Palabra, la cual nos va indicando cual es la voluntad de Dios, para cada uno pero también para nosotros como comunidad, de esta forma la Escritura debe ser meditada entre los hermanos. Y también nos lleva a comprender Su presencia en la hostia consagrada como alimento nuestro, que “por las palabras del sacerdote hacen este milagro”.

Resaltó el elemento comunitario de la celebración, la cual nos convoca no puede ser excluyente para uno solo o para hacerla de forma apartada, tiene que ser celebrada en comunidad.

Subrayó que cuando hacemos la voluntad de Dios, experimentamos la paz, la alegría ante las situaciones que vivimos aunque sean complejas. 

Destacó que nosotros dialogamos con Jesús, le expresamos lo que tenemos en el corazón, porque Él camina con nosotros, lo que se concreta incluso de manera gráfica en la procesión programada al término de la Eucaristía.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.