Joselito luchaba contra injusticias del gobierno

Joven peregrino que acompaña la reliquia de san José Sánchez del Río en su viaje a la JMJ de Panamá comparte aquello que le ha impactado en su peregrinación.

La reliquia de San José Sánchez del Río sigue su camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) a celebrarse en Panamá.

Joselito “vino a mí” dijo llorando una mujer muy preocupada por perder su trabajo, relató Rodrigo Perea, uno de los peregrinos que acompañan a la reliquia en su viaje a Centroamérica, al comentar una de las experiencias de las que ha sido testigo en este “Camino de la fidelidad”.

El joven Rodrigo Perea, quien compartió sus vivencias con YoInfluyo.com, recientemente concluyó su carrera universitaria y se embarcó en este viaje de casi un mes de duración para llevar la reliquia del niño mártir de la Cristiada por diferentes ciudades de la República Mexicana y hasta la ciudad de Panamá, lo que además implicó que la noche de año nuevo la viviera fuera de casa, con la familia que ahora forman los peregrinos responsables de la reliquia y del mensaje de “Joselito”.

Señaló que el sentido de peregrinar es profundo porque en realidad la vida misma es una peregrinación. Perea indicó que el objetivo concreto de este “Camino de fidelidad” es dar a conocer la vida de san José Sánchez del Río, quien, como nosotros, vivió momentos difíciles en los que la sociedad no nos ayuda a ser mejores pero “Joselito” nos invita a ser firmes en la fe.

Indicó que aunque el objetivo de la peregrinación hacia la JMJ es muy claro, los jóvenes peregrinos que conforman el grupo no tiene tan claras las opciones que deben de tomar de sus vidas en una manera profunda y que el propio viaje les está ayudando a poner en perspectiva que hacer.

Testimonios

Rodrigo Perea comentó para este medio un par de testimonios que le han llamado la atención durante el recorrido con la reliquia de san José Sánchez del Rio.

El primero fue el de una señora proveniente de Pachucha, Hidalgo que acompañó al grupo por dos días en su recorrido, incluso tuvieron que invitarla a su alojamiento, porque no se encontraba en su ciudad de residencia. La razón que tenía la mujer de pedir con tanta insistencia la intercesión del mártir de Cristo Rey, era orar por un sobrino suyo en problemas de alcohol y drogas, quien casualmente tiene más o menos la misma edad que “Joselito” al morir.

El segundo testimonio fue el de una empleada del Sistema de Administración Tributaria (SAT) quien, sin tener la menor noticia del recorrido de la reliquia, tomó un taxi que se perdió y la dejó cerca de una de las iglesias sedes, entró a misa de 10 de la noche y notó la reliquia.

La trabajadora comentó que estaba muy preocupada por los recientes recortes en el SAT y que desde hace dos años tenía intención de ir a Sahuayo, la ciudad en Michoacán de donde era originario, a visitar al mártir, pero no había podido concretar su viaje y ahora, él “vino a mí”, dijo emocionada. También mencionó que se encomendaba a él porque luchaba contra las injusticias del gobierno.

Obras son amores

Perea, por otro lado, ha vivido otras dos Jornadas Mundiales de la Juventud, una de ellas la más reciente, en Cracovia, Polonia, durante el Año de la Misericordia. De ésta relata que comprendió que la misericordia para que lo sea en realidad debe de concretarse en obras.

Los jóvenes peregrinos conversaron con este medio en su escala en la Parroquia de San Juan Bautista en Coyoacán, en la Ciudad de México, un templo muy antiguo y uno de los más visitados de la capital del país. La reliquia se expuso en el patio del convento donde viven los frailes franciscanos que atienden el templo, daba la impresión de ser un pequeño oasis en el día de la Epifanía del Señor, previo a seguir su recorrido hacia Netzahualcóyotl y Texcoco con meta final en Panamá, donde será alojada en la Parroquia de Santa Ana.

 

Te puede interesar: Jóvenes, María y paz

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.